ZARAKIEL

TE ADVIERTO QUE QUIEN QUIERA QUE FUERES, ¡ OH TU ! QUE DESEAS SONDAR ARKADIOS DE LA NATURALEZA; QUE SI NO HALLAS DENTRO DE TI AQUELLO QUE BUSCAS TAMPOCO PODRAS HALLARLO FUERA. SI TU IGNORAS LAS EXCELENCIAS DE TU PROPIA CASA ¿COMO PRETENDES ENCONTRAR OTRAS EXCELENCIAS?

EN TI SE HALLA OCULTO EL TESORO DE LOS TESOROS.

¡ OH HOMBRE, CONOCETE A TI MISMO !


I.G.E.O.M. MÉXICO

INFLUENCIA DE LOS ASTROS


LA INFLUENCIA DE LOS ASTROS

Sostiene la Astrología, que las irradiaciones de los planetas actúan constantemente de manera eficaz y positiva en todas las actividades terrenas por cuya causa, desde los tiempos más remotos, ha dedicado un metal distinto a cada uno de ellos. Por ejemplo: El Sol es el astro que figura en armonía directa con el Oro y todos los tratadistas afirman y comprueban su actuación alquímica sobre tan preciado metal. Igual sucede con la Plata, la que se encuentra en la misma relación con la Luna, sufriendo y agitándose en constante atracción bajo su influencia. Marte, actúa del mismo modo sobre el Hierro, Mercurio, sobre el Azogue, Saturno sobre el Plomo, Júpiter sobre el Estaño y Venus sobre el Cobre.
Al conocer los químicos estas teorías, no pueden aceptarlas más como ideas fantásticas sin una posible comprobación científica y aseguran manipular con todos los preparados y soluciones sin trabas de ningún género, no interesándoles para nada ni la situación ni la influencia de las estrellas. Con esta afirmación, creen haberlo dicho todo, pero, a pesar de ello, no llevan razón ni saben lo que afirman. La química actual es materialista en extremo y no va más allá de un estrecho límite. He aquí por qué los Rosa Cruces podemos probar sus múltiples errores dando a conocer, dentro de esta ciencia, otro campo más amplio de investigación y otras conclusiones bien distintas.
Vamos a ofrecer el siguiente experimento:
Hagamos una solución de nitrato de plata al uno por ciento que puede depositarse en un vaso descubierto.
Sobre dicho recipiente se coloca un marquito de madera del que debe pender un trozo de papel absorbente de filtro, de tal modo dispuesto, que dicha solución se vea obligada a ascender a través de ese papel. A los diez minutos de hecho este experimento o a las dos horas como máximo, hemos de observar que las sales de plata han subido a cierta altura, dejando una porción de dibujos inesperados.
Téngase en cuenta ahora que si este experimento se verifica a las ocho de la noche – horas éstas en que la Luna está siempre en distinto signo zodiacal - ha de notarse una diferencia marcada en cada ensayo por esta circunstancia. La solución, naturalmente, debe ser hecha de modo idéntico y el papel de filtro que se utilice, de la misma calidad. También las condiciones atmosféricas han de ser siempre semejantes. Esta experiencia, puede repetirse en fechas distintas bajo las mismas condiciones a fin de reunir un material adecuado que evidencie y pruebe con toda exactitud la influencia lunar sobre la plata.
Exactamente lo mismo ocurre con el sulfato de hierro para llegar a la conclusión de que Marte ejerce sobre él indudable influencia, mientras que la de la Luna no tiene en este caso validez. Pero si esperamos para operar a una conjunción de ambos astros y la experiencia la hacemos dos o tres horas antes y dos o tres horas después de la aproximación de ambos astros y aun en el mismo instante de ella, podemos observar que los dibujos obtenidos son interesantes y soberbios. Para poderlo ejecutar con mayor eficacia, debemos estar cerca de una de las ventanas del laboratorio desde la cual pueda verse la Luna para ir controlando con toda exactitud este fenómeno.
Idéntica experiencia puede utilizarse con nitrato de plomo, cuando rige Saturno y si al final hacemos una confrontación entre los papeles de filtro, ella nos ofrecerá claramente las diferencias tan marcadas que se operan cuando influye esta constelación o cuando está en vigor la de otros planetas.
Si queremos investigar cómo actúa el Sol y la Luna cuando están en conjunción, mezclamos oro disuelto en ácido clorhídrico con una solución de plata y nos dará resultados insospechables, siempre que vayamos verificando ducha influencia.
Se puede continuar este experimento con el cloruro de estaño durante las fases de Júpiter o bien con los preparados de cobre en los momentos que fulgura Venus.
Bastan algunos simples ensayos para hacer comprender a los químicos incrédulos que mientras los metales se encuentran en estado sólido, están sujetos principalmente a las leyes terrestres, pero una vez disueltos en agua u otros líquidos, cambian en absoluto, quedando sensibles a las influencias cósmicas de los planetas.-
Sería curioso que los aficionados a la Astrología hicieran constelaciones con solución de metales y experimentaran luego bajo la proyección de los astros. Con seguridad que sentirían igual emoción que nosotros cuando nuestro Maestro nos dio a conocer estas enseñanzas por vez primera, obligándonos a practicar con miles de ensayos.
Veamos ahora lo que ocurre en nuestro organismo.
Sabemos que dentro de él, bullen todos estos metales totalmente diluidos y que están en nosotros en más o menos auge según la constelación de nuestro nacimiento. Así podemos afirmar que la Alquimia y la Astrología son dos hermanas gemelas que se deslizan de la mano. Si confeccionamos un amuleto puede hacerse la misma comprobación y por iguales métodos observando la sangre y las figuras que surjan en las constelaciones de los metales en correspondencia con sus astros respectivos. De este modo probaremos si existe antagonismo o bien armonía entre la sangre y los metales combinados.
Hacer estas experiencias, significa tanto como unir nuestra Filosofía con las Ciencias Exactas que es el único, el verdadero camino para llegar a altas conclusiones mediante una sincera comprobación.
                                                Pero del mismo modo que a cada planeta corresponde un metal determinado, de igual manera corresponde también un árbol especial.
Képler ha escrito una obra cuyos apuntes he debido tomar de manuscritos antiguos, pues concuerdan con los que posee nuestra Fraternidad, en al que figura cada uno de los planetas representado por un árbol.
De este modo, Mercurio está representado por el Olmo en el que se han encontrado cantidades, aunque pequeñas, de azogue. Venus, por el Abedul, que contiene mucho sílice. El Sol, por el Fresno, donde los químicos expertos han encontrado el oro. Marte, por el Roble, que contiene grandes porciones de hierro.
Júpiter por el Arce o Plátano Falso donde se encuentra el zinc. Saturno, por el Pino o el Ciprés, donde hay plomo y la Luna, por el Cerezo, donde existe vestigios de plata.
Todas estas Plantas, se consideran sagradas y corresponden, en Medicina Oculta, a los distintos órganos de nuestro cuerpo que están relacionados con los signos zodiacales. Por eso en la Iglesia Gnóstica, invitamos a los fieles a tomar de estas Plantas sobre las manos, según el día en que se celebra. Tan sólo cuando no pueden encontrarse estos árboles, se utilizan ramas de Acacia que es el árbol que brota en todas partes y es de todas las épocas. 

Tomado del Capítulo: "La Influencia de los Astros" del Libro Plantas Sagradas del V.M. Huiracocha





INFLUENCIAS DE LOS ASTROS

Los Planetas de nuestro Sistema Solar gravitan armoniosamente alrededor del Sol. Realmente, es maravillosa la danza de los mundos en derredor de su centro gravitacional. Sin embargo, de todo esto, lo más interesante para nosotros, son los planetas metálicos de la alquimia. Si vemos en forma clara y precisa el orden de los mundos, podríamos trazar un esquema perfecto.
Observen ustedes hermanos, observen cuidadosamente el orden de los mundos, para que luego traten de comprender cual es el trabajo de la alquimia sexual. Tenemos nosotros aquí a Saturno y en la parte baja, la Luna, vamos a poner un orden: sobre la Luna está Mercurio, un poco más arriba, en el orden de los mundos, está Venus; luego el Sol, o sea, el Astro Rey; Mas allá Marte, el Planeta de la Guerra, luego seguiremos con Júpiter y seguidamente como ya dije, Saturno, el más elevado.
Si observamos detenidamente, el orden de los mundos, vemos que el Sol está en el centro, él es quien da vida a todos los planetas del Sistema Solar.

Es mediante la alquimia sexual que se pueden hacer transformaciones maravillosas.
Ante todo, es bueno saber que estos planetas tienen su exponente en nuestro propio sistema seminal y dentro de nuestro propio organismo. Aquí y ahora.
Saturno, el Anciano de los Cielos, mediante la alquimia sexual, se convierte dentro de nosotros mismos en la Luna. ¿Por qué? Porque los dos extremos exactamente se corresponden mutuamente.
Júpiter, mediante la alquimia sexual, se transforma en el Mercurio de la filosofía secreta; precisamente, lo más interesante de La Gran Obra, es ver uno a su propio mercurio en el espejo de la alquimia. Dicen los grandes Maestros que cuando esto sucede, el Santo Tomás, que muchos llevan dentro, queda confundido, desconcertado. De manera que Júpiter transformándose en el Mercurio, es algo extraordinario; el cuerpo astral surge entonces espléndido, lo cual significa un cambio magnífico en nuestra psiquis.
Marte, se debe convertir en Venus. Ese Marte belicoso y terrible que todos cargamos en nuestras propias profundidades, ese Marte guerrero y peleador, debe transformarse en la Venus del amor.
Y al fin, queda el Sol como centro, dando vida a toda nuestra constitución ígnea. Estos planetas metálicos, pues, están en nuestro caos metálicos también, es decir, en el sistema seminal, en el Ens-Seminis.
Resulta sorprendente que el viejo Saturno Venerable venga a transformarse ciertamente, a convertirse en el niño de belleza cautivadora que debe nacer en nosotros, pues cada uno en la vejez debe convertirse en un niño, dicen los psiquiatras...
Resulta extraordinario que ese Júpiter tonante, cuya esposa es la Vaca Sagrada, Devi Kundalini Shakti, mediante la alquimia sexual, se convierte en el mercurio de la filosofía secreta, en ese Mercurio que llegamos a ver en el espejo extraordinario de la alquimia.
Decían los grandes Maestros de la Alquimia: "Bendito Dios que ha creado a Mercurio, porque sin éste último la Gran Obra no sería posible para los alquimistas". Pero nos deja realmente asombrado el Mercurio, él deviene de las transmutaciones, de las transformaciones, dijéramos, de la esperma sagrada. El resultado de la magia sexual. Él es como el vapor que se levanta del pozo, es como la nube que surge del caos metálico.
Ese Mercurio, sin embargo, posee una inteligencia de tipo subliminal, inefable; es así como puede verdaderamente transformarse el plomo de la personalidad en el oro magnifico del espíritu. También puede asomarse a través de nuestro rostro, para verse en el espejo mirífico de la alquimia.
Y si pensamos en Marte, el guerrero, el señor del hierro; si pensamos en esas fuerzas belicosas que cargamos en nuestro interior, en esas fuerzas duras y terribles, no podemos menos que asombrarnos al ver como mediante la alquimia sexual viene a nacer en nosotros el señor del amor. Eso nos invita a la reflexión, que el Viejo Venerable de los Siglos, se convierta en el niño afecto que se mueve dentro de los templos de la Fraternidad Universal Blanca.
Eso es lo asombroso, que el Júpiter tonante, ese Tercer Logos inefable, ese Archi-hierofante y Archi-mago de que nos hablara Don Mario Roso de Luna, el insigne escritor español, se transforme en el Mercurio de la filosofía secreta, en el Dios de la elocuencia, en esa forma lúcida de un Cagliostro y en la portentosa de un Saint Germain, o sencillamente, en esa apoteosis de nuestra psiquis durante el éxtasis magnífico.
Verdaderamente, no puede menos que llevarnos al asombro.
A mí que me ha tocado ver a mi propio Mercurio reflejado en el espejo de la alquimia, doy testimonio de lo que he visto y digo que es grandioso.
Si dijéramos únicamente que el Mercurio resulta de las transformaciones de la esperma en energía y que mediante ese agente logramos convertir el plomo en oro, pues, no diríamos tampoco la última palabra; quedaría la explicación incompleta, porque ese Mercurio no es solamente un agente puramente metálico capaz de realizar transmutaciones; no, hay algo más en ese Mercurio, es el Dios de la elocuencia, es el genio vivo que resplandece en el cuerpo astral del Arat Gnóstico, es el mismo Logos, el mismo Tercer Logos, convertido y transformado, mediante el sexo, en el hijo del hombre.
No es, pues, una sustancia meramente en bruto o meramente metálica, no es únicamente esa materia venerable de la cual nos hablara Sendivogius, Raymundo Lulio, Nicolás Flamel, Paracelso, Eltrevisano, etc., es algo más. Es Júpiter tonante convertido en genio manifiesto, Júpiter tonante convertido en el planeta metálico de Mercurio.
Hablando metálicamente dijéramos que es el status convertido en el Mercurio viviente filosofal, que Marte belicoso se convierte en esa criatura hermosa y perfecta que ambula por los templos, en esos seres del amor, en esos hermanos mayores de la humanidad.
Asombra sobremanera, mis caros hermanos, como la alquimia sexual produce en nosotros las permutaciones de los planetas metálicos, la transformación de los metales de uno en otro, los cambios radicales que originan una nueva criatura trascendente y trascendental.
¿Cómo sería o de que otra manera podrían realizarse esas permutaciones metálicas dentro de nosotros mismos? Obviamente, sin el fuego sagrado de la alquimia, sin el Sahaja Maithuna resultaría absolutamente imposible realizar cambios de esta índole.
Como ustedes van viendo, lo que buscamos nosotros es convertirnos en algo diferente, en algo distinto, que las diversas substancias químicas se combinen dentro del organismo para originar los diversos funcionalismos biomecánicos ó fisiológicos; si existen tantos fenómenos catalíticos y metabólicos, si el azúcar puede transformarse en alcohol, indudablemente también existen las diversas permutaciones alquímicas, las cuales, a través de incesantes combinaciones, vienen a convertirnos realmente en Dioses inefables terriblemente divinos.
Claramente, el Sahaja Maithuna, la Magia Sexual, es el fundamento vivo de la Gran Obra.
El ser humano ingresa en el claustro materno como un simple germen para desarrollarse y desenvolverse. Después de nueve meses, tal germen, viene a la existencia, ya mas desarrollado, pero no completamente desarrollado.

LA INFLUENCIA DE LA LUNA
Manifiestamente, durante los primeros siete años de la infancia pasamos por la influencia lunar, gozamos entonces de la dicha del hogar, a menos que un Karma violento nos dañe realmente estos primeros años de la vida.

Pero el germen no está completamente desarrollado. El hecho de haber nacido un germen y de haber vuelto a la existencia, un poco más desarrollado, no significa que haya terminado su desarrollo. Durante esos primeros siete años de la existencia se manifiesta en nuestro organismo, en los varones, la primera zona testicular que produce ciertas células que le permiten existir, y en cuanto a las niñas, sus ovarios les dan ciertas células, ciertos principios que las sostienen vitalmente.

LA INFLUENCIA DE MERCURIO

Mas tarde, aquel germen, continuando con su proceso de desarrollo, entra en la influencia de Mercurio; entonces el niño va a la escuela, estudia, juega, ya no puede estar a todas horas encerrado dentro de la casa. Mercurio lo mueve, lo agita, lo inquieta. La segunda capa testicular produce en el varón determinadas células que vienen a especificar ya definir completamente su sexo.



LA INFLUENCIA DE VENUS

Pasada tal época, entramos en la influencia de Venus. Por su desarrollo, de los catorce a los veintiún años, pasamos bajo la influencia de Venus. Se dice que esa es la edad de la punzada; hombres y mujeres, comienzan a sentir la inquietud sexual. Las glándulas sexuales entran en actividad. La tercera capa testicular en el varón viene a producir zoospermos, mas estos todavía no están lo suficientemente maduros porque tampoco, aquel que va de los catorce a los veintiún años, ha terminado aún su proceso de desarrollo. El germen no ha concluido sus procesos de desarrollo.

Grave es, por consiguiente, que aquel germen que no ha cumplido todavía con sus procesos naturales de desarrollo, entre en el terreno del comercio sexual, indiscutiblemente, no es recomendable el coito para tales gérmenes que no han concluido con su desarrollo; no es correcto que aquel que pasa por su segunda infancia o de adolescente, copule. Es obvio, que el coito para esos gérmenes que no han terminado su desarrollo, es decir, para los niños y para los adolescentes, trae indiscutiblemente en forma irrefutable, perjuicios muy graves para su salud y para su mente. Esos perjuicios, si bien no se sienten en principio, durante la juventud, vienen a sentirse en la vejez.
Así vemos que hoy es normal que cualquier hombre comience a perder su virilidad entre los cuarenta y los cincuenta años. ¿Por qué?, Por los abusos de la adolescencia y hasta en la segunda niñez.
Ya dijimos que la primera niñez va desde el nacimiento hasta los siete años y hay una segunda niñez que va desde los siete hasta los catorce años. Desgraciadamente, hoy en día, causa dolor decirlo, muchos niños de doce y trece años ya están copulando y aquellos que no están copulando, cometen el crimen de masturbarse ya que con la masturbación eliminan sus hormonas, degeneran sus cerebros, atrofian su glándula pineal y se convierten en candidatos seguros para el manicomio.
Bien es sabido, que después del coito, el Phalus continúa con cierto movimiento peristáltico conducente a recoger energías vitales del útero femenino para tratar de reponer sus principios genésicos eliminados; pero cuando hay masturbación, entonces sucede que con tal movimiento peristáltico phálico, en vez de asimilarse energías vitales femeninas, principios útiles para la existencia, se absorbe aire frío, el cual pasa directamente al cerebro y el resultado es la idiotez, la degeneración mental o la locura.
El vicio de la masturbación está también desgraciadamente muy popularizado entre el sexo femenino. Obviamente, con tal vicio, mujeres que podrían haber sido geniales o buenas esposas, se han degenerado prematuramente, se han envejecido rápidamente, han perdido su potencial sexual, se han convertido en verdaderas víctimas de la vida.
Así pues, es bueno comprender todos estos aspectos del sexo, es bueno saber lo que es el sexo. Que los adolescentes cohabiten es absurdo porque ellos tan solo son gérmenes que no han terminado su desarrollo. El desarrollo en sí mismo y por sí mismo viene a concluir a la edad de los veintiún años. Entonces es cuando realmente comienza la mayoría de edad, la edad responsable como se ha dicho.

LA INFLUENCIA DEL SOL

De los veintiún a los cuarenta y dos años tenemos que conquistar nuestro puesto a la luz del sol. De los veintiún a los cuarenta y dos años queda completamente definida en la vida nuestra vocación y lo que hemos de ser; Desgraciadamente aquellos que ya han alcanzado la mayoría de edad, por lo común no han tenido una orientación específica sexual; sin haber concluido su desarrollo como gérmenes que un día entraron en el claustro materno, despilfarraron su capital hormonal, gastaron su potencial viril y al llegar a los veintiún años descubren que se encuentran con una fuerza mental muy débil; obviamente, tal fuerza es irradiada por la glándula pineal.
Pero cuando esa glándula ha sido debilitada por el abuso sexual, porque, entre paréntesis, la glándula pineal y las glándulas sexuales están íntimamente unidas, entonces el resultado es que nos encontramos en una posición desventajosa para conquistar nuestro puesto a la luz del sol; y como consecuencia o corolario, a no irradiar con potencia nuestras ondas psíquicas, debido a la debilidad de la pineal, situada en la parte superior del cerebro, fracasamos profesionalmente, o sencillamente, se nos vuelve dificultosa la lucha por el pan de cada día. Nuestros negocios fracasan y aquellas personas con quien debemos ponernos en contacto comercial, no sienten nuestro impulso, cancelan sus negocios y difícilmente conseguimos entonces el pan de cada día.
Si el germen se desarrollara sin intervenciones de ninguna especie, si el germen se desenvolviera sin interferencias de ningún tipo, si no existieran abusos sexuales, al llegar a la edad de los veintiún años, poseeríamos una potencia energética extraordinaria y conquistaríamos nuestro puestecito a la luz del sol con gran éxito.
Es bueno saber que aquí en México tenemos cincuenta y seis millones de habitantes; somos cincuenta y seis millones de personas que luchamos por existir; hay doce millones de analfabetas y diecinueve millones de personas que están padeciendo hambre y miseria. Se podría protestar contra el Gobierno o contra los Gobiernos y nada resolveríamos con tales protestas, pues en realidad de verdad, nosotros no debemos culpar a otros de nuestra mala situación, sólo nosotros somos responsables de la mala situación económica.
Siempre le echamos la culpa a los diversos sistemas políticos y económicos, siempre acusamos al Presidente o a los Presidentes de las naciones y eso es absurdo porque sólo nosotros somos los creadores de nuestro propio destino. Es obvio que si entramos en la lucha por la vida con debilidad, si no poseemos las fuerzas psíquico-mentales-eróticas potentes como para abrirnos paso en la existencia, pues tenemos que sufrir de hambre y de miseria.
Si se permitiera al germen aquel que un día entró en el claustro materno desarrollarse armoniosamente hasta los veintiún años, entraríamos pues en el camino de la vida con gran éxito, fuertes, poderosos, llenos de salud, llenos de energía, más, desgraciadamente, estamos copulando desde la segunda infancia. No se ha permitido al germen aquél que un día entró en el claustro materno, continuar con éxito y sin interferencias su proceso de desarrollo.
En cuanto al sexo femenino he de decir, que el germen concluye sus procesos de desarrollo a la edad de dieciocho años, es decir, la mujer se desarrolla más pronto que el varón, por eso ella puede casarse más joven; pero que un hombre o un niño todavía no siendo hombre, sino un germen en proceso de desarrollo, se case antes de los veintiún años, que esté copulando desde los catorce, eso es absurdo; manifiestamente criminoso; monstruoso en el sentido más completo de la palabra.

LA INFLUENCIA DE MARTE

Después de los cuarenta y dos años, es decir, después que ha pasado la influencia solar, durante la cual nosotros hemos de conquistar nuestro puestecito a la luz del Sol, entramos en la época de Marte, que va desde los cuarenta y dos hasta los cuarenta y nueve. Quien ignora estos ciclos cósmicos repitiéndose en microcosmos hombre, indudablemente no sabe aprovechar el ciclo de Marte y viene a crearse una vejez miserable.
Es bueno que pensemos un poquito en la vejez, mis caros hermanos, es bueno que nos vayamos preparando para la ancianidad; no es correcto que aguardemos a ser ancianos para luego tratar de arreglar nuestra existencia.
Así como de niños tuvimos una cuna, un hogar, un padre, una madre, así también de viejos necesitamos una casa, necesitamos un hogar, necesitamos tener una fuente de ingresos económicos suficientes para no perecer de hambre y miseria.
De la edad de los cuarenta y dos a los cuarenta y nueve años, está el ciclo de Marte, entonces nosotros durante esa época debemos trabajar en forma intensísima, hasta el máximo.
Es de los cuarenta y dos a los cuarenta y nueve años cuando debemos nosotros darle forma concreta a ese hogar que debemos tener para nuestra vejez. Es de los cuarenta y dos a los cuarenta y nueve años, bajo la influencia de Marte, cuando nosotros hemos de crear una fuente de ingresos absolutamente segura para nuestra ancianidad.
Marte nos ayuda con su potencia energética, pero desgraciadamente muchos han abusado del sexo durante los ciclos de Venus y del Sol, y al llegar al ciclo de Marte; a pesar de recibir entonces la influencia de ese Planeta, están tan agotados por su forma sexual de vivir, por sus abusos, que en modo alguno saben aprovechar como deberían aprovechar el potencial sexual y el resultado viene a ser después lamentablemente al no aprovecharse como se debe el ciclo de Marte.
Deviene entonces como consecuencia o corolario, una ancianidad miserable, viene a encontrarnos la ancianidad sin ninguna fuente segura de ingresos y entonces, en vez de ser útiles en alguna forma, aunque sea para nuestros nietos, venimos a convertirnos indudablemente en estorbo para todo el mundo, ¡Por no saber vivir! ¡Por no saber vivir! ¡Por no saber vivir!

LA INFLUENCIA DE JUPITER

Después de los cuarenta y nueve años, o sea de los cuarenta y nueve hasta los cincuenta y seis, entra en nuestra vida Júpiter tonante. Júpiter terrible, él da el cetro a los reyes, la vara a loS Patriarca; el cuerno de la abundancia a quien se lo merece; mas, si nosotros no hemos luchado de verdad durante el ciclo de Marte, o si hemos luchado con desventajas debido al abuso sexual, si nosotros no hemos aprovechado la influencia solar como es debido por no haber dejado desarrollar armoniosamente aquel germen que un día entró en el claustro materno, entonces la influencia Jupiteriana, en vez de tornarse, positiva, en vez de poner en nosotros el cetro de los reyes, viene a poner en nosotros la miseria.
Ténganse en cuenta que cada planeta tiene un doble aspecto, positivo y negativo. Si Júpiter tonante tiene al ángel Zachariel como regente, tiene también su antítesis tenebrosa, ella es Sanagabril.
Distíngase entre Zachariel y Sanagabril, son diferentes; distíngase entre el cuerno de la abundancia y el palo del mendigo.
Obviamente, quien ha gastado su potencial sexual, quien ha gastado sus valores vitales, su capital cósmico, recoge los resultados: miseria, pobreza, humillación en el ciclo Júpiter.

LA INFLUENCIA DE SATURNO

La ancianidad propiamente dicha se inicia a los cincuenta y seis años con Saturno, el Viejo de los Ciclos y termina a los sesenta y tres; no quiero decir que forzosamente a los sesenta y tres años tengamos que morirnos todos, no, sino que el primer ciclo de Saturno propiamente comienza a los cincuenta y seis y termina a los sesenta y tres.

LA INFLUENCIA DE URANO


Después siguen otros ciclos. Seguirá el ciclo de Urano, por ejemplo, pero eso no lo captarían sino los individuos desarrollados internamente, los grandes Iniciados.

LA INFLUENCIA DE NEPTUNO

También con sus siete años, un ciclo de Neptuno sería para los grandes Hierofantes; un ciclo de Plutón para Mahatmas; más allá seguirían dos ciclos trascendentales y por último, armonías exquisitas y poderes para aquellos que ya alcanzaron el elixir de larga vida. Pero, hablando concretamente, el ciclo de Saturno para las personas comunes y corrientes dura siete años; al llegar a los sesenta y tres años es cuando termina el ciclo de Saturno; entonces vienen más combinaciones: Saturno con la Luna; Saturno con Mercurio; cada siete años hay un cambio de esos; Saturno con venus, etc., etc., etc.
Por eso vemos que los viejos van cambiando según avanzan en años; un viejito, por ejemplo, de los sesenta y tres a los setenta, combinándose en él a Saturno con la Luna, se vuelve bien infantil en su manera de ser; y de los setenta a los setenta y siete le daría por tener ciertas inquietudes mercurianas, ciertas ganas de estudiar o saber, etc.; y así sucesivamente.
En todo caso, durante toda la ancianidad, está Saturno combinándose en una o en otra forma con los otros mundos. Es obvio que Saturno, el Viejo de los Ciclos, es la espada de la justicia que nos alcanza desde el cielo. Si nosotros no supimos vivir armoniosamente con cada uno de los ciclos planetarios, obviamente, recogeremos los resultados con el viejo Saturno, el Anciano de los Ciclos.
Así pues, mis caros hermanos, son maravillosas estas extraordinarias transformaciones vitales de nuestra propia existencia. Las gentes normales, comunes y corrientes piensan que al llegar a los veintiún años ya somos mayores de edad, normalmente sí; el germen que nació, o lo que entró un día en el vientre de la existencia y que luego nació y vino a la vida, concluye su desarrollo a los veintiún años, eso es exacto; pero si nosotros cumpliéramos con el deber cósmico, tal como lo hacían los antepasados, los Lémures y los Atlantes, nos convertiríamos en hombres verdaderamente y en Dioses.
¿Cuál es el deber cósmico?
Voy a decirles a ustedes cual es:
1. - No permitir que los conceptos intelectuales pasen por nuestra mente en forma mecanicista; Con otras palabras diré: hacernos conscientes de todos los datos intelectivos venidos de la mente. ¿Cómo nos hacemos conscientes de esos datos? -por medio de la meditación-. Si leemos un libro, meditar en él, tratar de comprenderlo.
2. - Emociones. Debemos hacernos conscientes de todas las actividades del centro emocional. Es lamentable ver cómo las gentes se mueven bajo el impulso de las emociones en forma completamente mecanicista, sin control ninguno. Nosotros debemos hacernos auto-conscientes de todas las emociones.
3. - Hábitos, costumbres del centro motor. Nosotros debemos hacernos auto-conscientes de todas las actividades, de todos nuestros movimientos, de todos nuestros hábitos. No hacer nada en forma mecánica.
4 y 5. - Debemos adueñarnos de nuestros propios instintos y someterlos. Debemos comprenderlos a fondo íntegramente.
6. - Transmutar la energía sexual. Mediante el Sahaja Maithuna transmutaremos incesantemente nuestras energías sexuales.
Así, cumpliendo con el deber cósmico, es obvio que nuestra vida se desarrollará armoniosamente, se formarán en nosotros, se fabricarán en nosotros los cuerpos existenciales superiores del Ser, y así, en armonía con el infinito, a tono con la Gran Ley, podremos llegar a la ancianidad, llenos de éxtasis y podremos alcanzar la Maestría y la Perfección.
Es pues necesario vivir a tono con el infinito, cumplir con nuestro deber cósmico, hacernos conscientes de nosotros mismos, no gastar nuestras energías sexuales, enseñarles a nuestros hijos a transmutar el esperma en energía, advertirles que es una desgracia, que es una  monstruosidad cohabitar antes de los 21 años; hacerles saber a los adolescentes que no han terminado todavía su proceso de que todavía son gérmenes en proceso de desarrollo y que es monstruoso que un germen este  cohabitando. Los gérmenes, gérmenes son y deben desarrollarse.
Así pues, mis caros hermanos, reflexionen en todo esto. Utilicen la alquimia en sí mismos para que puedan realizar esas transmutaciones de los Planetas Metálicos dentro de cada uno.
Es mediante la alquimia, es mediante el deber cósmico cumplido como podemos nosotros transformar al viejo Saturno en la Luna divina, en el niño.
Es mediante esa alquimia sexual, como ya dije, que podemos nosotros convertir al Júpiter tonante en el Mercurio de la filosofía secreta; es mediante la alquimia, que el Marte belicoso puede transformarse en una criatura de amor y así nacer verdaderamente como Adeptus; lo importante es, repito, que el germen se desarrolle armoniosamente y que continúe después con los procesos de ultra-desarrollo hasta lograr la autorrealización íntima del SER. Esto es todo, mis caros hermanos. 
V.M. SAMAEL AUN WEOR
TOMADO DE LOS PLANETAS METALICOS DE LA ALQUIMI

LA INFLUENCIA LUNAR
La Luna controla toda la mecánica de la naturaleza, la Luna actúa sobre los líquidos incorpóreos e inorgánicos y también sobre los líquidos incorporados a la materia orgánica; la Luna controla el crecimiento de las plantas; ejerce influencia sobre los fluidos sexuales; regula el flujo menstrual de la mujer; gobierna la concepción detodas las criaturas, etc. ...
La Luna, claro, va tomando cada vez más fuerza en nosotros. Obsérvese cómo se comporta la humanidad. Si vemos un péndulo en su movimiento de derecha a izquierda, podemos notar cómo se comporta toda la maquinaria del reloj; así también, si vemos la Luna, que es el péndulo de este planeta Tierra, observaremos cómo se comporta todo el organismo Tierra; dentro del organismo Tierra están incluidos todos los organismos vivientes cada clase de organismo tiene una misión específica, definida, en el planeta Tierra.


La Luna tarda 27 días y 8 horas aproximadamente en girar una vez alrededor de la Tierra, transmitiendo diferentes impulsos que se repiten tres veces. Tales impulsos influyen sobre el crecimiento de las plantas, la vida de los animales, etc., e incluso ejercen influencias sobre la psiquis humana.

FASES DE LA LUNA Y SU INFLUENCIA
La Luna en su movimiento de rotación gira sobre sí misma en 27 días y 8 horas. La Luna crece y mengua cada 14 días y sus fases duran 7 días cada una.
Movilunio o Luna Nueva: Es cuando la Luna está colocada entre la Tierra y el Sol, no podemos ver su parte iluminada. Es la primera fase de la Luna y es débil para todo.
Cuarto Creciente: Son posiciones intermedias, es cuando la Luna va de Movilunio a Plenilunio.
Es creciente porque recibe con mayor fuerza los rayos del Sol, es favorable para los agricultores, ciertas siembras, injertos o cortes de madera, para matar las reses y esquilar las ovejas.
Es la segunda fase de la Luna. Es bueno para todo lo que se inicia, para todo lo que se empieza, protege y favorece lo bueno.
Plenilunio o Luna llena: Es cuando vemos la Luna plenamente iluminada, por encontrarnos nosotros entre ella y el Sol.
En esta fase la Luna es provocativa, majestuosa, dominadora, su luz hechiza y provoca la pasión de los cuerpos. Unos se enamoran, otros pelean, otros matan, otros embrujan, las mareas suben, se producen gran número de fecundaciones.
Es la tercera fase de la Luna. Es fuerte para todos los trabajos esotéricos; ya sean buenos o malos. Favorece los desdoblamientos astrales.
Cuarto Menguante: Son posiciones intermedias, es cuando la Luna va de Plenilunio a Movilunio.
Esta fase es apropiada para la poda de los árboles, y también para la siembra de todo lo que requiere de un lento crecimiento, para dar abundancia de granos y cereales.
En esta fase lunar desencarnan bastantes personas, se agravan los enfermos y las mareas bajan.
En esta cuarta fase de la Luna, no es recomendable iniciar asuntos importantes.
Vean ustedes las influencias de la Luna sobre las plantas. En creciente, la savia se encuentra especialmente en la parte superior de las mismas; en menguante, la influencia lunar hace que la savia baje y se concentre muy específicamente en la parte inferior del tronco y raíces.  
 Antiguamente, los agricultores cortaban las maderas especialmente en las crecientes y sembraban en menguante, obteniéndose maderas maravillosas que duraban siglos enteros. Ahora, se han olvidado las gentes de la influencia lunar, y cortan las maderas en menguante y siembran en creciente, dando por resultado maderas que muy pronto se echan a perder.


LA LUNA PSICOLÓGICA
En modo alguno sería posible liberarnos de la fuerza lunar si no estableciéramos previamente en nosotros un Centro de Gravedad Permanente. Incuestionablemente, existe un lado obscuro dentro de nosotros mismos que no conocemos o que no aceptamos. Lo peor de todo esto es que proyectamos ese lado obscuro e inconsciente de sí mismos en las otras personas, y entonces lo vemos en ellas. Por ejemplo las vemos como si fueran embusteras, infieles, mezquinas, etc., en relación con lo que cargamos en nuestro mundo interior.
Ante todo, debemos distinguir entre la personalidad y la falsa personalidad. La personalidad normal debe existir, claro está que sí, es el vehículo de manifestación que tenemos, pero otra cosa es la falsa personalidad.  
Necesitamos crear un nuevo centro de gravedad; pero no mecánico, sino consciente. ¿Es posible crearlo?, sí es posible; si lo creamos pasaríamos del centro de gravedad mecánico al centro de gravedad consciente. Pero no se puede pasar del centro de gravedad mecánico al centro de gravedad consciente así porque sí, hay que trabajar sobre sí mismos.  
Si queremos nosotros crear el centro de gravedad consciente, pues hay que eliminar, ante todo, de nosotros mismos los elementos indeseables del engreimiento, del orgullo, de la vanidad, del egoísmo, del amor propio, de los celos, etc. Sólo eliminando esos elementos psicológicos citados podemos entonces crear en nuestra constitución íntima, es decir, en nuestra Esencia interior, el centro de gravedad consciente, es decir la “Luna Psicológica”.
La Luna Psicológica es el centro de gravedad consciente; quien logre crear dentro de sí mismo una Luna Psicológica, indubitablemente se liberará de las influencias mecánicas de la Luna que gira alrededor de la Tierra. Para liberarnos, pues, de esa influencia mecanicista que nos viene de allá arriba, de la Luna física, necesitamos crear en sí mismos, y dentro de nosotros mismos, la Luna Psicológica; es decir, el centro de gravedad consciente, a diferencia del centro de gravedad mecánico que está ubicado en la personalidad.
El centro de gravedad consciente está ubicado en la Esencia, en la Conciencia, en la parte anímica, he ahí la diferencia. Ahora, eliminar los agregados psíquicos del orgullo, la vanidad, engreimiento, celos, ira, amor propio, egoísmo, implica un trabajo hondo; estos agregados obviamente gozan de cierta independencia o auto‑independencia, podríamos decir que son criaturas psicológicas o gentes psicológicas existentes en el fondo de nosotros mismos y que controlan a la personalidad. Dentro de tales entidades está embotellada la Esencia, la Conciencia; si queremos desintegrar esos defectos, esos agregados psicológicos, necesitamos comprenderlos; y si queremos comprenderlos, debemos primero descubrirlos. En la vida práctica, nosotros necesitamos vivir en alerta percepción, alerta novedad, si es que queremos desintegrar los agregados psíquicos indeseables que en nuestro interior cargamos.
El lado oculto de nuestra Luna Psicológica Interior
Hay, entre nosotros mismos, una parte oculta de nuestro propio Ego, que nunca se ve a simple  vista. Así como la luna tiene dos aspectos, uno que se ve y aquel lado oculto, así también hay en nosotros un lado oculto que nunca vemos. Ante todo quiero que entiendan ustedes, que así como hay una luna física que nos ilumina, existe también la luna psicológica; esa luna psicológica la cargamos muy adentro, es el Ego, el Yo, el Mí mismo, el Sí mismo.
El lado visible, todo el mundo lo ve con un poquito de observación; pero hay un lado invisible que a simple vista no se ve. La Esencia, desafortunadamente, no ha iluminado la parte oculta de nuestra propia luna interior. Realmente nosotros vivimos en una  pequeña zona de nuestra conciencia, nos hemos forjado un retrato de nosotros mismos, pero un retrato no es la totalidad.
Cuando logramos que la conciencia penetre como un rayo de luz en es lado invisible, entonces en ese lado oculto de nosotros mismos, el retrato que nos hayamos forjado se desintegra, queda reducido a polvareda cósmica. Es lamentable que sólo vivamos en una pequeña fracción de nosotros mismos, lo que ignoramos de nosotros es muchísimo.
El lado oculto que desconocemos suele ser muy profundo; pero necesitamos conocerlo, y sólo podremos conocerlo proyectando la luz de la conciencia sobre ese lado oculto. Y es importante ese lado oculto, porque es precisamente en ese lado donde están todas las causas de nuestros errores, las innumerables reacciones mecánicas, nuestras mezquindades, etc.
En tanto nosotros no hayamos iluminado ese lado oculto con los rayos de la conciencia, obviamente estaremos muy mal relacionados, no solamente con nosotros mismos, sino también con los demás.
Cuando uno ilumina ese lado oculto de su luna psicológica con los rayos de la conciencia, conoce sus errores, entonces sabe ver a los demás; pero cuando uno no ilumina ese lado oculto de sí mismo con la conciencia, comete el error de proyectarlo sobre la gente que nos rodea y eso es gravísimo.
Proyectamos sobre las gentes todos nuestros defectos psicológicos, y si somos mezquinos, a todos los veremos mezquinos; y si estamos llenos de odio, a todos los veremos de esa forma; si somos envidiosos, creemos que los otros son también envidiosos; y si somos violentos, no sabemos comprender la violencia ajena, creemos que sólo nosotros tenemos la razón y que los demás no la tienen.
Cuando sentimos antipatía por alguien, es claro que allí está presente el defecto que interiormente llevamos y que lo estamos proyectando sobre ese alguien. ¿Porqué nos causa antipatía tal o cual persona? ¿Porqué le vemos tal o cual defecto que nos molesta tanto? Aunque parezca increíble, aunque no lo admitamos, aunque lo rechacemos, la verdad es que ese defecto lo tenemos dentro y lo estamos proyectando sobre el prójimo.
Cuando uno lo comprende, entonces se propone disolver el elemento que ha descubierto, y si uno ve que el prójimo tiene tal o cual defecto, seguro es que en el lado oculto que no ve, el lado oculto de uno mismo, está el defecto en cuestión.
Así pues, es lamentable que nosotros estemos tan mal relacionados con la gente; desgraciadamente, como quiera que estamos nosotros tan mal relacionados con nosotros mismos, pues tenemos que estarlo con los demás. Si sabemos relacionarnos con nosotros mismos, sabremos también relacionarnos con los demás, eso es obvio.
A medida que avanza uno en esto, puede darse cuenta de cuan equivocado anda por el camino de la vida. Protesta uno, porque otros no son cuidadosos, y uno sí lo es; creemos que los demás andan mal, porque no son cuidadosos, y uno que sí es cuidadoso, se molesta contra alguien porque no lo es.
Si uno observa el detalle, se dará cuenta que ese no es cuidadoso, ese defecto que ve uno en otro, lo tiene muy sobrado en sí mismo, en el lado desconocido de sí mismo. El que se crea muy cuidadoso, puede suceder que no es tan cuidadoso como cree; y sí hay desorden dentro de sí mismo que ignora y no acepta, no cree ni entiende.
Vale la pena conocer uno ese lado desconocido de sí mismo; cuando uno de verdad proyecta la luz de la conciencia sobre ese lado de sí mismo desconocido, cambia totalmente.
Descubrir que uno es violento, por ejemplo; entonces aprender a tolerar la violencia de los demás. Se dice a sí mismo: “Yo soy violento. Entonces, ¿porqué critico a aquel que es violento? Si yo lo soy”. Cuando uno comprende que realmente es injusto consigo mismo, carga la injusticia en sí mismo, aprende a tolerar la injusticia de los demás.
Se nos ha dicho en la Gnosis que debemos aprender a recibir con agrado las manifestaciones desagradables de nuestros semejantes, mas no podría uno en verdad llegar a recibir con agrado las manifestaciones desagradables de nuestros semejantes, si no acepta sus propias manifestaciones desagradables, si no las conoce, y para conocerlas debe lanzar un rayo de luz sobre ese lado oscuro de sí mismo.
Obviamente en ese lado que no ve, están en verdad las manifestaciones desagradables que interiormente carga y que proyecta sobre los demás. Así que cuando uno conoce sus propias manifestaciones desagradables, pues aprende a tolerar las propias manifestaciones desagradables del prójimo.
Obviamente, para poder cristalizar uno en sí mismo el Cristo Cósmico, necesita inevitablemente aprender a recibir con agrado las manifestaciones desagradables de los demás. Así poco a poco, va cristalizando dentro de sí mismo al Señor de Perfección. Así pues, que hay que entender que el Señor de Perfección sólo cristaliza en nosotros a través del Santo Negar.

V.M. Samael Aun WeorA. 1974.


LA INFLUENCIA LUNAR
Hay tres fuerzas en nosotros muy importantes, la primera es el Santo Afirmar, la segunda el Santo Negar, y la tercera el Santo Conciliar:
Para conciliar por ejemplo el Santo Conciliar, la tercera fuerza, el Espíritu Santo, la fuerza neutra, se necesita transmutar la energía creadora y aquella fuerza maravillosa viene a cristalizar en los cuerpos existenciales superiores del Ser.
Para cristalizar en sí mismo la segunda fuerza, la del Señor de Perfección, la del Bendito, la de nuestro Señor el Cristo, se necesita inevitablemente aprender a recibir con agrado las manifestaciones desagradables de nuestros semejantes.
Para cristalizar en sí mismo la primera fuerza, la del Santo Afirmar, se necesita saber obedecer al Padre, así en los cielos como en la Tierra.

El Sagrado Sol Absoluto del cual dimana la vida, quiere cristalizar en cada uno de nosotros estas tres fuerzas primarias de la Naturaleza y del Cosmos: Santo Afirmar, Santo Negar y Santo Conciliar.
Concretándonos solamente a la cuestión del Santo Negar, del Cristo, necesitamos negarnos a sí mismos, repito, aprender a recibir con agrado las manifestaciones desagradables de nuestros semejantes; ¿pero cómo si antes no hemos conocido nuestras propias manifestaciones desagradables?.



EJEMPLOS DE MANIFESTACIONES EGOICAS
Si por ejemplo tenemos ira, sabemos que la tenemos, si nos hemos hecho conscientes de que somos corajudos, peleones, iracundos, furiosos. Es claro, estando bien consciente de ello, comenzamos a dispensar esos mismos errores en los demás y, como consecuencia, nos relacionamos mejor con el prójimo. Los que tenemos envidia y reconocemos que la tenemos, que la cargamos en el lado oculto de nuestra luna psicológica, aprendemos a perdonar las manifestaciones desagradables de la envidia, tal como existen en otras personas.
Si estamos llenos de orgullo, si sabemos que lo tenemos, sabemos que somos orgullosos, que estamos engreídos y reconocemos que lo somos, entonces aprendemos a mirar a los orgullosos con más comprensión. Ya no nos atrevemos a criticar, sabremos que dentro cargamos esos mismos defectos.
Si un hombre se siente honrado, se siente incapaz de mentir, de pronto sucede que le ofenden diciéndole mentiroso; obviamente, si ha aceptado que en el lado de su luna psicológica oculta, en ese lado que no se ve, en el lado oculto de sí mismo, existe la mentira en forma inconsciente, no se sentirá ofendido cuando se le diga mentiroso, sabrá ser tolerante con el prójimo.
Muchos podrán creerse muy liberales en su forma de ser, muy justos, más si de pronto hay alguien que les dice que no lo son, que no son tan liberales ni tan justos, podrían ofenderse porque ellos se sienten justos y liberales.
Pues si ellos han aprendido a proyectar su conciencia previamente sobre el lado oculto de sí mismos, sobre ese lado oculto que jamás se ve, entonces vienen a reconocer por sí mismo, directamente, que no son tan justos ni tan liberales como pensaban; en el fondo de todos ellos hay injusticia o intolerancia, etc. Cuando alguien intente herirlos en ese sentido, no se inquietan pues saben que les están diciendo la verdad.



LA AUTO-EXPLORACIÓN PSICOLÓGICA
Resulta muy importante, mirar ese lado oculto de sí mismo, ese lado que no se ve, ese lado donde está la crítica, la censura. Seamos sinceros, miremos hacia adentro, autoexplorémosnos, iluminemos esa parte oculta de nuestra propia psiquis, esa parte que no se ve; veremos que los defectos que a otros estamos criticando, los tenemos muy adentro en sí mismos. Entonces, cuando eso sea, dejaremos de criticar.
La censura, la crítica, se deben precisamente a la falta de comprensión. ¿Qué censuramos a otros, qué criticamos a otros?. Nuestros propios defectos, eso es lo que estamos criticando.
¡Cómo los proyectamos! Triste es saber que nosotros proyectamos nuestros defectos psicológicos sobre los demás; triste es saber que los vemos tal como somos nosotros. Vemos al prójimo tal como somos nosotros, es algo que hay que entenderlo. Todos tenemos una tendencia, nos creemos perfectos, nunca se nos ha ocurrido mirar esa parte de la cara oculta de nuestra luna psicológica; esa parte que no se ve jamás; esa parte de nuestra luna psicológica.
Ha llegado la hora de auto-explorarnos seriamente para conocernos de verdad. Iluminando de verdad esa parte oculta de sí mismo, el lado invisible que lleva uno en su interior, descubre con horror factores psicológicos que en modo alguno aceptaría tener; factores que rechazaría de inmediato; factores que cree no tener.

Si a un hombre, por ejemplo se le dice ladrón, es una ofensa; ¿porqué se ofenderá un hombre honrado si se le dice ladrón?. El ofendido podría apelar a la violencia para justificarse; el hecho mismo de que un hombre honrado se ofenda cuando se le dice ladrón, demuestra que no es honrado. Si en realidad fuera honrado, no se ofendería porque se le diga ladrón, si se ofende no es honrado.
Si ese hombre, por ejemplo, iluminara con la luz de la conciencia esa parte de sí mismo que no se ve, esa parte oculta de su luna psicológica, con horror descubriría lo que no quiso aceptar; descubriría Yoes del robo, ladrones. ¡Qué horror, imposible! Pero así es, en nosotros están, y ni remotamente sospechamos. Que rechazamos; de ninguna manera aceptamos y nos horroriza; y sin embargo en el fondo los tenemos; horrible pero así es.
Yo vi, cuando estaba en el trabajo de la disolución del Yo en el mundo de las Causas, fui sorprendido. Nunca pensé que tuviera dentro de mi interior yoes del robo, y encontré toda una legión de yoes ladrones. Imposible, yo nunca le robo a nadie ni cinco centavos, ¿cómo va a ser posible que aparezcan yoes del robo allá adentro?.
Pues imposible o no imposible, aunque rechazara, ahí estaban. Les advierto que en el terreno de la vida práctica, alguien podría dejar un tesoro de oro puro, yo no sacaría ni una sola moneda, aunque dicho está que en el arca abierta hasta el justo peca; pero por ese lado, estoy seguro de no fallar, ni dejándome oro en polvo sacaría ni un miligramo de oro.
Sin embargo, con cuanto dolor descubrí que allá en el fondo existían yoes del robo; cuando observaba con el sentido de la auto-obsevación psicológica, las veía huyendo; el ladrón que roba y huye despavorido, horribles caras del robo. Quedé horrorizado de mi mismo, pero no tengo ningún inconveniente en confesarlo, porque si no lo confesara sería señal de que todavía estarían vivos esos yoes allá adentro.
El hipócrita tiene la tendencia a ocultar sus propios defectos. Así pues, que no tengo ningún inconveniente en confesarlo. Tenía esa clase de yoes aún pagando las deudas ajenas, los tenía. ¿Que me tocó desintegrarlos ; reducirlos a polvareda cósmica y eso me causó horror? Sí hermanos.
Dentro de uno, en su interior, en ese lado oculto que no se ve de sí mismo, lleva monstruosidades inenarrables, indescriptibles. Allá, quien se lava las manos diciendo: “Yo soy un hombre bueno, yo no le robo a nadie ni cinco centavos, he hecho muchas obras de caridad, soy buen esposo, buen padre de familia, buen hijo, no robo, no le quito la mujer al prójimo, entonces yo soy un santo”.
Esos que hablan así, son candidatos seguros para el abismo y la muerte segunda; son casos perdidos. Ninguno de nosotros se crea santo, porque en el lado oculto de sí mismo, en ese lado que no se ve, carga monstruosidades inenarrables, horripilantes, que ni remotamente sospecha. Desgraciadamente, la gente no vive sino en una pequeña parte de sí mismo; no ve la totalidad del cuadro, solamente ve un rincón y se ha forjado cada cual un retrato sobre sí mismo: el retrato del hombre honrado, el retrato del caballero caritativo, etc., etc.
De acuerdo con ese retrato , condicionamos nuestra existencia y de ahí accionamos y reaccionamos incesantemente; allí están todas sus mezquindades, sus censuras, críticas, pero el se cree perfecto; bien vale la pena reflexionar un poco en estas cosas. En ese lado oculto de sí mismo, tener el valor de verlo; todo el mundo lo sospecha pero nadie se atreve a ver de verdad cara a cara , a ese lado oculto de sí mismo, donde están precisamente los factores que producen discordia en el mundo, están la censura, crítica, violencia, envidia, por ejemplo, dijéramos convertida en la mecánica de esta civilización; cuan inevitable es eso. Si alguien tiene un carrito y ve de pronto que alguien pasó con un automóvil más hermoso, dice: “Hombre, yo tengo ganas de mejorar un poco, voy a ver si me consigo un carrito mejor”.
Después se le ocurre saber porque anhela un carrito mejor, y muchas veces suele suceder que el carrito que está usando le está sirviendo. ¿Porqué anhela otro mejor?. Sencillamente, por envidia; esa envidia está allá en el lado oculto que no se ve, en el lado oculto de nuestra propia luna psicológica.
Obviamente se ha convertido, repito, la envidia en el resorte secreto de la acción y eso es realmente lamentable. Cuando vayamos progresando en la auto exploración psicológica, nos iremos haciendo cada vez más conscientes de sí mismos y eso es lo mejor. Ha llegado la hora de entender que los errores que nosotros vemos, los cargamos dentro.
Ha llegado la hora de entender, que en tanto nosotros no conozcamos es lado oculto de sí mismos, estaremos mal relacionados con el prójimo. Es necesario aprender a relacionarnos mejor con nosotros mismos para poder relacionarnos mejor con los demás.
¿Cómo podríamos relacionarnos bien consigo mismo?
No solamente debemos pensar en esta luna, ésta física, sino en la luna psicológica que interiormente cargamos. Nuestros yoes son una monstruosidad terrible, están en el lado oculto que no vemos; entonces esas visiones que el Dante viera en su Divina Comedia: garras y aletas horribles, dientes, pezuñas, monstruosidades y monstruos que existen en el lado oculto de nosotros mismos, en ese lado que nosotros no vemos.
En el trabajo sobre sí mismos, hay pasos muy difíciles, y sucede que cuando trabajamos sobre sí mismos, cambiamos. Obviamente al cambiar, somos mal interpretados por nuestros semejantes; sucede que nuestros semejantes no quieren cambiar, ellos viven embotellados en el tiempo, son el resultado de muchos ayeres y si nosotros cambiamos ellos gritan y protestan y nos juzgan equivocadamente; todo esto debe saberlo el estudiante gnóstico.



LOS FALSOS CÓDIGOS DE MORAL
En el mundo se han escrito muchos Códigos de Moral; pero: ¿Qué cosa es la Moral, serviría acaso para la disolución del Yo? ¿Podría iluminarnos ese lado oculto de sí mismos, ese lado que no se ve? ¿Podría conducirnos a la santificación, o qué?
Nada de eso, la moral es hija de las costumbres, del lugar, de la época. Lo que en un lugar es moral, en otro lugar es inmoral; lo que en una época fue moral, en otra época dejó de serlo. Así pues, ¿en qué quedamos? ¿En qué queda la moral?
En la China Antigua, matar a su padre era justo cuando ya éste estaba demasiado anciano e incapaz para bastarse a sí mismo. ¿Qué diríamos nosotros aquí si un hombre mata a su padre? Parricida ¿verdad? Así pues, la moral es esclava del lugar, de las costumbres y de la época.
Repito, entonces ¿de qué sirven tan brillantes códigos, podrían ellos disolver el yo? ¿Podrían iluminar la cara oculta de nuestra luna psicológica? Nada nos sirve en el camino de la disolución del Yo, a simple vista pareceríamos inmorales. ¿Qué clase de moral necesitamos entonces seguir? ¿Cuál, si no sirven los códigos? ¿Entonces qué?
Hay un tipo de ética que ustedes no la conocen; algunos la conocen en los Himalayas? Me refiero a ese tipo de conducta recta de la Naturaleza; a esa ética que un día los Tibetanos condensaron en los PARAMITAS; lástima que los Paramitas no pudiesen ser traducidos, pues, en el lenguaje occidental; los he buscado y no los he hallado. Ética real; luego:  ¿quién lo entiende?. Tal vez ustedes lo entienden, tal vez no.
Si ustedes cambian, puede ser que la gente se vuelva contra ustedes. Si alguien de ustedes cambia, puede suceder que todos los que aquí estamos, lo estemos calificando mal, lo estemos señalando como inmoral, malvado, “vean lo que ha hecho”.
Es decir, surge la censura y es que la gente quiere que el Iniciado pemanezaca embotellado en el pasado; de ninguna manera que el Iniciado surja a lo nuevo, que cambie. Cuando el Iniciado cambia, es mal interpretado, juzgado equivocadamente.
Así que el Ego es tiempo y el ego ajeno no puede tolerar que alguien se salga del tiempo; no le perdona de ninguna manera. A mi me corrieron de mi propia casa paterna porque resolví cambiar. Me tenían demasiado atormentado; la regla de los profesores llovía sobre mí incesantemente; los jalones de orejas, los golpes en la cabeza porque no dominaba aquellas materias que para ellos son muy fundamentales. Cosas que para ellos son fáciles y se enorgullecen de tener esas cosas.
Además me corrieron de mi propia casa paterna; me corrieron de la escuela; me corrieron de todas partes. Conclusión; yo era una calamidad sencillamente porque estaba cambiando. Yo no quería seguir metido en el tiempo, entonces se me condenaba como hereje, malvado, terrible, hasta me perseguían para darme muerte; enemigo número uno de la religión Ortodoxa. Conclusión: me coloqué como dice un dicho por ahí : “Fuera de onda”. No podían perdonarme que me saliera, pues, del “guacal”. Y no me lo perdonaron.
Si uno de ustedes cambia, pueden estar seguros de que todos los demás lo criticarán. Queremos que hasta el mismo Maestro termine de acuerdo con ciertas normas preestablecidas en el tiempo. Yo les aseguro que ustedes no mirarían con agrado que yo me saliera de esas normas. Ustedes tienen sus normas y si yo me salgo de esas normas, entonces ¿qué? Ya no mirarían con agrado eso. Posiblemente dirían: vean lo que está haciendo, y es un Maestro. Imposible, ese no es un Maestro.
¿Porqué? Porque quise salir del “guacal”; porque no quiero seguir metido en sus normas; porque no quiero seguir embotellado en el tiempo, porque no quise seguir encerrado en sus códigos de moral. Y aunque parezca increíble cada uno de ustedes sigue determinado código de moral; algunos de ustedes seguirán los diez mandamientos, que ya están estipulados, y de ahí no se salen ni a cañonazos; otros de ustedes siguen normas mas o menos preestablecidas por sus familias en el tiempo; algunos de ustedes siguen determinadas reglas de conducta que aprendieron en distintas escuelas pseudo ocultisatas, pseudo esoteristas, que oyeron de sus preceptores religiosos.
Cuando alguien no se comporta de acuerdo con esas normas que ustedes tienen establecidas en sus mentes, ese alguien es un indigno para ustedes, es un malvado; vean ustedes cuan difícil es llegar a la autorrealización íntima del Ser. A medida que uno se va auto observando psicológicamente, va eliminando esa cara oculta; va conociendo que en su interior hay factores que ignora, elementos que ni remotamente sospecha.
Cuando eliminamos tales factores se originan cambios psicológicos; obviamente se refleja sobre sus semejantes, esos cambios son mal interpretados por el prójimo; de ninguna manera el prójimo puede aceptar que alguien no se comporte de acuerdo con las normas establecidas; de acuerdo con los códigos ya escritos, de acuerdo con los principios sustentados.
Por ejemplo, voy a llamar la atención de alguien porque ha llegado al final de la clase; “Eso no está correcto, eso no está correcto, has hecho un escándalo, hay que llegar siempre temprano, a la hora que empezamos; empezamos a las nueve de la noche”. Bueno, llagamos pues a la conclusión de que la vía suele ser difícil, el camino angosto, estrecho, por lado y lado hay horrendos precipicios, subidas maravillosas, bajadas horribles.
Caminos, pueden haber muchos caminos, pero ninguno lo conduce a uno al dominio de determinada zona del Universo, es decir, lo convierte de hecho en un Cosmocrator, para hablar esta vez en el sentido Indostánico; otros lo llevan a determinados paraísos. Caemos, nos trae de nuevo a los sufrimientos de la tierra, los otros al abismo y a la muerte segunda. Hay sendas que se escapan al camino central con apariencias maravillosas de santidad, pero que conducen al abismo y a la muerte segunda; es difícil no perderse, lo normal es que se pierdan muchas veces por atenerse a un código moral establecido, se pierden, caen en el abismo de la perdición.
Entonces ¿qué? ¿cómo hacer? Auto observarse psicológicamente en forma incesante y antes de censurar a otros, censurarse a sí mismos; y antes de ser violentos con otros, auto explorarse para conocer su propia violencia; su violencia íntima que la carga aunque la rechaza y aunque piense que no la carga.
Si la gente viviera en una forma más consciente, pienso que todo sería diferente; desgraciadamente nosotros, como lo hemos repetido tanto, nos hemos formado muchos retratos; porque sólo vivimos en una pequeña parte de sí mismo.
Cuando proyectamos nuestra conciencia sobre esa parte que no se ve, los retratos dejan de ser alimentados y se vuelven polvareda cósmica, pues toca, estamos cambiando. ¡Qué pequeños y deformes retratos nos hemos forjado de sí mismos! ¡Qué mezquinos y qué lejos están esos retratos de lo que realmente somos desgraciadamente!.
Estaba pensando en voz alta, ustedes están formando parte de mis propias reflexiones. ¡Cuan mezquinos somos y sin embargo ni remotamente sospechamos que somos mezquinos, que en el lado oculto de sí mismos cargamos la mezquindad!.

EL GIMNASIO PSICOLÓGICO
A veces pensamos que si estos grupos esotéricos Gnósticos caminaran mejor, seríamos más felices; incluso nosotros reclamamos un mundo ideal para trabajar. Si fuéramos a las montañas o a los valles más profundos, creeríamos que así caminaríamos mejor, más, ¿de qué sirve encerrarnos en una cueva si dentro de sí mismos cargamos todos esos factores que son envidia, lujuria, odio, etc., etc., etc.? No somos perfectos, perfecto solamente es el Padre; eso es obvio.
Aquí están todos reunidos como santitos, sí, así es, pero en el fondo Uds. tienen envidias, disputas, odios, críticas malsanas, etc., etc.; no saben, sin embargo cada cual ve el error de los demás, pero no lo ve en sí mismo, a nadie se le ocurre que el error que está viendo en otros, lo carga dentro de sí mismo, eso no se le ocurre; son pocos los hermanos que saben reflexionar en estas cosas, son pocos los que saben entender. ¿Porqué quisiéramos nosotros algo ideal, un mundo ideal donde nadie se odiara, donde todos fueran hermanos, donde todos se dedicaran únicamente al saber y al amor? ¿Porqué? ¿Hay razón para desear eso? En verdad que no la hay.

Si el grupo está en tercera cámara vienen a simbolizar, vienen a representar precisamente a la vida allá, a la vida que está fuera de esta cámara. Ustedes saben que la vida, el tren de vida, la humanidad en conjunto, está llena de terribles defectos; Uds. saben que esa multitud amorfa que abunda por ahí, está llena de ira, de codicia, de lujuria, envidia, orgullo, pereza, y de gula, etc., etc., etc., no es ideal, no lo es, ¿porqué este pequeño grupo queremos que sea ideal? Este pequeño grupo representa a esa humanidad, a esos montones, a esos millones de personas que hay en el mundo, aquí está este pequeño grupo con esos mismos errores que tienen las multitudes, entonces en este pequeño grupo hay una escuela maravillosa, hay un gimnasio formidable, así con sus defectos, así como estamos, es un gimnasio psicológico magnífico; “que el hermano tal dijo algo al hermano tal”.
El que dijo, en lugar de decirlo, debe investigarse a sí mismo, mirar esa parte oculta de sí mismo, esa parte que no se ve, a ver porqué lo dijo, porqué censuró al prójimo; “que la hermanita tal dijo algo de la otra hermanita tal”, bueno en lugar de estar criticando esa hermanita a la otra hermanita, autoexplorarse para ver esa parte de la luna que no se ve, y también seguro de que el error que está viendo la otra hermanita, seguro lo carga en la parte oculta de sí mismo, en la que no se ve; si eso lo sabemos aprovechar, precisamente los defectos, los propios defectos de nuestros hermanos, si en vez de estarlos criticando, los aprovechamos para el autodescubrimiento de sí mismo.
En un pequeño grupo ( es maravilloso, extraordinario) está representada toda la humanidad, hay allí un gimnasio precioso, necesario para el autodescubrimiento, hay que aprovecharlo; si un grupo fuera de perfectos, entonces no habría necesidad de que existiera esta grupo. ¿Para qué?. Si todos llegaran a la perfección, ¿para qué formar este grupo?. Este grupo existe porque no somos perfectos, por eso existe, si fuéramos perfectos este grupo no existiría; los errores de nosotros, los errores de todos los hermanos sumados entre sí, son los errores de la humanidad, aquí está testificada, ejemplarizada, esta es una muestra de lo que es la humanidad. Pues aprovechemos esta muestra, aprovechemos esta escuela; en vez de censurar a nuestros semejantes, censurémonos a sí mismos; el error que en otros veamos, debe servirnos de ilustración para la conciencia, nos permitirá saber que nosotros cargamos ese error en la parte oculta, que no se ve.
Vean Uds. cuan útil es una escuela esotérica, una escuela de regeneración. Es una escuela de regeneración , mas somos tontos cuando dejamos la escuela. ¿Donde la vamos a encontrar? ¿en que parte del cosmos?. Imposible, ¿verdad?. Hay una humanidad Divina, sí, pero no es la humanidad corriente, no; me refiero en forma enfática al Círculo Consciente de la Humanidad Solar, a ese círculo que opera sobre los Centros Superiores del Ser, es la única humanidad que yo diría ideal. ¿Cómo vamos a llamar ideal al hijo del vecino? ¿Cómo vamos a llamar ideal a Pedro, Pablo, Diego, Chucho, Jacinto y José?. Sin embargo, todos los necesitamos, los errores del vecino precisamente son muy útiles para nosotros, podemos utilizarlos como indicación; si yo descubro que fulano de tal está lleno de envidia, pues debo ser un poquito reflexivo, estoy censurando la vida de fulano de tal. El hecho de que esté censurando la envidia de fulano de tal, indica que yo la tengo en las profundidades de mi consciencia, en es parte que no se ve.
Ahora bien, hay que saber muy bien quien es el que censura. ¿Quien es el censurador? ¿Cual es el Yo de la crítica? Vale la pena que lo reduzcamos a polvareda cósmica.
V.M. Samael Aun Weor



LOS SIGNOS ZODIACALES
En la corona de los santos resplandece toda la gloria del zodiaco interno. En el microcosmos hombre, existe todo un zodíaco atómico que brilla y centellea. Esa es la aureola resplandeciente de la cabeza de los santos.
Tal como es arriba es abajo. El zodíaco de los cielos estrellados está gobernado por veinticuatro ancianos.
El zodíaco hombre está también gobernado por veinticuatro dioses atómicos que tienen sus tronos en el cerebro. El aura de los veinticuatro dioses atómicos centellea en la corona de los santos.
Toda la pobre humanidad se divide en doce tribus. Toda humanidad se desarrolla y desenvuelve entre la matriz zodiacal. El zodiaco es un útero dentro del cual se gesta la humanidad. Estas doce tribus zodiacales sólo pueden recibir la señal de Dios en sus frentes practicando con el arcano A.Z.F.
Los ejercicios zodiacales fundamentales que aquí damos, vienen de los Antiguos Templos de Misterios y, por lo tanto, no son patrimonio exclusivo de nadie. Sin embargo, tenemos que agradecer al gran Gurú Arnoldo Krumm Heller (Huiracocha) el que los hubiera recopilado e investigado, para dárnoslo a conocer en su maravilloso "Curso Zodiacal".






PRÁCTICA CON ARIES

Este signo zodiacal gobierna la cabeza.
Durante este signo, el discípulo tendrá que cargar su cabeza de Luz para despertar sus Glándulas Pituitaria y Pineal. En estas dos glandulitas, reside el poder de la Clarividencia. Ambas glandulitas están unidas por un canalillo sumamente fino, ya desaparecido en los cadáveres y cuando ambas entremezclan sus Auras Luminosas, el hombre se hace clarividente, y percibe entonces todas las maravillas del Mundo sutil. Conocerá todos los secretos, el pensamiento de los hombres y de las mujeres y podrá ver a los Dioses Siderales y conversar con ellos.
"Padre mío, tú que eres yo mismo, tú que eres mi verdadero Ser, te suplico que te transportes a la Estrella Principal de la Constelación de Aries, para que me traigas a esta humilde casa al Genio Principal de esa Constelación, a fin de que cure mi cerebro y despierte todos los Poderes Ocultos de mi cabeza."
Luego, el discípulo con las manos entrelazadas sobre el corazón, hará una pequeña venia saludando al Guardián de la columna derecha, inspirando hondo, como un suspiro, y enseguida pronuncia la palabra de pase: Jachín. Enseguida, hará idéntico saludo al Guardián de la izquierda, y pronunciará la palabra: Boaz. Después orará nuevamente a su Intimo, así: "Padre mío, dad los 7 pasos sagrados hacia adentro, hacia el interior del templo, y póstrate a los pies del Genio Principal de Aries, rogándole que venga a despertar los poderes de mi cerebro, y a inundar de Luz mi cabeza."
Luego, el discípulo pronunciará el mantram AOM. Este mantram se pronuncia abriendo bien la boca con la vocal "A" redondeándola con la vocal "O" y cerrándola con la letra "M" así: AAAAAAOOOOOOOOOOOMMMMMMM.
Este mantram se pronuncia 4 veces con la intención de que la luz inunde todo nuestro cerebro. A continuación el discípulo se pondrá de pies; extenderá su mano derecha hacia adelante, y moverá la cabeza 7 veces hacia adelante, y 7 hacia atrás; 7 dándole vueltas por el lado derecho, y 7 dándole vueltas por el lado izquierdo, con la intención de que la Luz inunde y actúe dentro de todas las glándulas del cerebro.
La Glándula Pineal está influenciada por Marte, y la Glándula Pituitaria por Venus. La Glándula Pituitaria produce el sueño, y la Pineal nos incita a la lucha; y de esta manera, mientras Venus quiere dormir, Marte quiere seguir luchando.
Durante este signo, el discípulo deberá vocalizar diariamente y durante una hora la vocal "i" así: iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
Esta vocal os hará vibrar la Glándula Pineal, y al fin os volveréis Clarividentes.


PRÁCTICA CON TAURO
Tauro rige la laringe y el cuello.
Siéntese el discípulo en un cómodo sillón. Cierre sus ojos, aparte de su Mente todo pensamiento, adormézcase un poco, y luego enfoque su Mente, hacia adentro, hacia el Intimo, orando así:
Padre mío, transpórtate ahora a la Estrella Principal de Taurus, entra por las puertas del Templo-Corazón haciendo los saludos que tú ya sabes, y ruégale al Genio Sideral de esa estrella y a sus Ángeles que se dignen venir hasta mí, para que me "preparen" y curen mi laringe.
Luego, adormecido el discípulo, imagine ver la Luz acumulada en su cabeza descendiendo ahora a la garganta, al tiempo que pronuncia la palabra A.O.M. Con la vocal "A" imagina la Luz descender de la cabeza a la garganta; con la vocal "O," imaginará la Luz inundando la garganta; y con la vocal "M" exhalará el discípulo el aliento como expirando las escorias que residen en la garganta. Este mantram se pronuncia 4 veces.
He de advertir a mis discípulos, que los saludos tal como los describí cuando hablé de Venus, junto con las palabras de pase "Jachín" y "Boaz," se aplican a todas las Estrellas del Cielo.
Así pues, los Genios de la Constelación de Tauro vendrán personalmente a despertar los Poderes de la laringe, y si el discípulo tiene alguna enfermedad "laríngea" puede solicitar a estos Genios de Tauro, ser curado y ellos lo curarán. También podrá el discípulo aprovechar estos poderes para sanar a otros.
Deberá vocalizar el discípulo diariamente por una hora, la vocal "E," así:  eeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee.
El sonido vibratorio de esta vocal, le despertará el Poder del Oído Oculto. La vocal "E" hace vibrar la Glándula Tiroides, que es el Centro del Oído Mágico. La vocal “E” también desarrolla la clarividencia del cuerpo mental. La vocal "E" hace vibrar el Cuerpo Mental y nos da el Sintetismo Conceptual y el Poder para penetrar en el íntimo sentido de las palabras.


PRÁCTICA CON GEMINIS
Este signo gobierna los brazos, pulmones y piernas.
Acuéstese el discípulo en su lecho horizontalmente; relaje su cuerpo y haga cinco inhalaciones de aire con la intención de que la Luz penetre ahora en sus bronquios y pulmones. Abrirá sus brazos y piernas con cada inhalación, y cerrará brazos y piernas con cada exhalación. Luego, sentado en un cómodo sillón, ruéguele a su Intimo que se traslade a la Constelación de Géminis para que traiga a los Dioses Siderales de esos Templos, a fin de que preparen su organismo para la Magia Práctica.



PRÁCTICA CON CÁNCER
Cáncer, es la casa de la Luna.
La Luna influye sobre la Glándula Timo, que regula el crecimiento del ser humano.
Sentaos, imaginad este maravilloso encuentro de las Fuerzas Cósmicas formando el Sello de Salomón en la Glándula Timo, y sumidos en profunda Meditación Interna, rogad a vuestro Intimo que se adentre en el Templo Sideral de la Principal Estrella de Cáncer, para que os traiga a las Principales Jerarquías de esa Constelación, a fin de que os despierten los Poderes Internos y os traten esa glándula. Vocalizad la letra "A" una hora diaria.

PRÁCTICA CON LEO
Durante el signo de Leo debemos actuar sobre el Corazón, por medio de la Meditación. La Meditación Interna reviste tres fases:
1º. CONCENTRACIÓN PERFECTA.
2º. MEDITACIÓN PERFECTA.
3º. SAMADHÍ PERFECTO.
Hay que concentrar la Mente en el Maestro Interno. Hay que Meditar en la majestad del Maestro Interno. Hay que hablar con el Maestro Interno, hasta oír su voz y conversar con El cosas inefables...Esto se llama "Samadhí." La Concentración es una técnica. La Maestra H.P.B. en la "Voz del Silencio" página 17, dice textualmente lo siguiente:
"Antes que el alma pueda oír, la imagen (el hombre) deberá ser tan sorda a los rugidos como a los murmullos, a los bramidos del elefante como al argentino zumbar de la luciérnaga dorada."
"Antes que el alma pueda comprender y recordar, debe estar unida al hablante silencio, lo mismo que la forma que ha de tomar la arcilla, está primero unida a la mente del alfarero."
"Porque entonces el alma oirá y recordará."
"Y entonces al Oído Interno hablará la Voz Del Silencio."
Así, pues, durante este signo de Leo debemos practicar con especialidad la Meditación Interna. Yo aconsejo a mis discípulos que practiquen la Meditación Interior en aquellos instantes en que se sienten más predispuestos al sueño. Debéis dominar totalmente el potro cerrero de la Mente. Debéis controlar toda posible reacción de la Mente ante las cosas y sonidos del Mundo Físico.
El Maestro Interno no es la Mente. El Maestro Interno no es la emoción, el Maestro Interno no es la voluntad; el Maestro Interno no es la conciencia, ni siquiera la inteligencia.
El Maestro Interno es el Divino Testigo; el Maestro Interno es el Ser. El Maestro Interno es el Intimo, por ello sumidos en profunda Meditación interna decid:
NO ESTO, NO ESTO, NO ESTO. "YO SOY ÉL," "YO SOY ÉL," "YO SOY ÉL."
Si vuestra Concentración es intensa, entonces os adentraréis en las maravillas del Cosmos y aprenderéis cosas imposibles de describir con palabras.
Durante este signo de Leo, vocalizad diariamente la vocal "O" para despertar el Chakra del Corazón.


PRÁCTICA CON VIRGO
Virgo influye sobre el vientre.
Las fuerzas que suben de la tierra, al llegar al vientre, se cargan de las hormonas adrenales que las preparan y purifican para su ascenso al Corazón.
Virgo trabaja sobre los Islotes de Largeans que secretan la insulina, tan necesaria para el tratamiento de la diabetes.
Durante este Curso Zodiacal de Virgo, deberéis vocalizar diariamente la vocal "U" para desarrollar el Centro Telepático del Plexo Solar, así: uuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu (Durante una hora diaria)
Sentaos en un cómodo sillón, enfocad la Mente en vuestro Intimo, y rogadle que se traslade a los Templos Corazones de las Estrellas de Virgo, para que os traiga a vuestra casa a los Dioses de Virgo, a fin de que ellos os despierten vuestros Poderes Virginales, y os curen el vientre.
Tened la seguridad, querido lector, de que los Dioses Siderales concurrirán a vuestro llamado.


PRÁCTICA CON LIBRA
Libra influye sobre los riñones.
Libra es el signo de las Fuerzas Equilibrantes, y en los riñones, las Fuerzas de nuestro organismo humano deben equilibrarse en forma total.
Todas las Fuerzas del Universo viven buscando equilibrio, y nosotros debemos aprender el equilibrio de todas las Fuerzas.
Poneos de pies, con los pies firmes y los brazos extendidos hacia los lados en forma de cruz, o de balanza, y moveos inclinando la cintura 7 veces hacia el lado derecho y 7 hacia el izquierdo, con la intención de que todas nuestras fuerzas se equilibren en los riñones.


PRÁCTICA CON ESCORPIO
Escorpio rige los órganos sexuales, y en éstos reside todo el Poder del Mago. Escorpio es casa de Marte y del visitante "Plutón."
Decimos visitante, porque este terrible genio de la magia práctica, no es de este Sistema Solar; es tan sólo un visitante que está ayudando a todos los guerreros de la rocallosa senda.
Dentro de su majestuoso "Templo-Corazón" vemos dos enormes "bolas" simbólicas. ¡Miradlo allí! Su rostro "velado" es terriblemente divino y exhala la Omnipotencia del Poderío.
Plutón concurre al llamado del Iniciado cuando las Fuerzas Negras nos atacan. Plutón nos puede defender de los Tenebrosos Señores de la Magia Negra. ¡Vedlo ahí! ha lanzado su bola delante de sí, y concurre al llamado de un suplicante!
¡Hijos de la Tierra! Escuchad a vuestros instructores, los Hijos del Fuego.
Ahora querido discípulo, vamos a entregaros la clave suprema del GRAN ARCANO. El secreto omnipotente del Kundalini:
El Kundalini se despierta con la Magia Sexual. En instantes de amor, en que la pareja siente delicias inefables, deberéis conectaros con vuestra esposa, sexualmente y pronunciad durante esta conexión los poderosos mantrams del Kundalini, tal como yo los recibí del Ángel de mando llamado Aroch.
Estos mantrams son los siguientes:
KAN DIL - BAN DIL - rrrrrrrrrrrr
Se vocalizarán en forma de canto, alargando el sonido de las vocales y levantando la voz en la primera sílaba de cada palabra y bajándola en la segunda sílaba. La letra "R" se pronuncia en forma alta y aguda, como la voz de un niño, prolongando el sonido como si fuese el sonido de un motor o un molino cuando queda sin grano que moler, que produce un sonido agudo y delgado.
¡Oídlo bien! Estos son los mantrams más poderosos que se conocen en todo el Infinito para despertar el Kundalini.
Podréis vocalizarlos también con la Mente, y retiraros de vuestra Esposa Sacerdotisa antes de la eyaculación seminal. El deseo refrenado hará subir vuestra Energía hacia arriba, hacia la cabeza y así despertaréis vuestro Kundalini y os convertiréis en Dioses.


PRÁCTICA CON SAGITARIO
Júpiter en Sagitario, influye sobre las grandes arterias femorales, donde las sangre se magnetiza totalmente bajo Júpiter.
Sentaos en cuclillas, al modo de las huacas peruanas; poned vuestras manos sobre las piernas, con los dedos índice señalando hacia arriba, hacia el cielo, para atraer los rayos de Júpiter, tal como nos enseña Huiracocha, a fin de magnetizar los femorales intensamente.
El mantram es "Isis", que se pronuncia vocalizando así:
iiiiiiiiiiiisssssssssiiiiiiiiiiiiiiisssssssss
Pronunciando con la S un sonido sibilante como el del aire. Con esta clave despertaréis totalmente la Clarividencia, y ganaréis el poder de leer los "Archivos Akáshicos" de la Naturaleza.
Hay que meditar intensamente ahora en el Intimo, rogándole que nos traiga al Ángel Zachariel para que nos ayude.
En esta senda tendremos que vivir todas las 12 Horas de que nos habló el Gran Sabio Apolonio.



PRÁCTICA CON CAPRICORNIO
Hoy hemos llegado en este curso a la Constelación de Capricornio.
Esta Constelación es casa de Saturno, El Anciano del Tiempo. Saturno es el planeta del Sistema Solar más alejado de la Tierra.
Saturno, Señor de la Muerte, en Capricornio encuentra su casa. Capricornio influye sobre las rodillas y esqueleto humano. Las corrientes que suben de la tierra, al llegar a las rodillas se cargan de Plomo de Saturno. El Plomo les da a esas corrientes, fuerza y constancia.
Las rodillas poseen una maravillosa sustancia que les permite el libre movimiento de tan sencillo y maravilloso engranaje óseo.
Imagínese un ataúd en el suelo y camine el discípulo por sobre ese ataúd imaginado, pero dejando el ataúd en el centro de las piernas, y se caminará doblando las rodillas como para salvar un obstáculo, y haciendo girar las rodillas de izquierda a derecha, con la intención de que estas se carguen del plomo de Saturno, tal como nos enseña el Gran Gurú "Huiracocha."
Es también urgente practicar diariamente ejercicios de Meditación Interna, rogando a nuestro "INTIMO" para que se traslade a los Templos Siderales, para que nos traiga los Genios Principales de esa Constelación, a fin de que ellos nos despierten los Chakras y Poderes de las rodillas.

PRÁCTICA CON ACUARIO
El discípulo sobándose las pantorrillas de abajo hacia arriba, orará así:
¡Fuerza pasa! ¡Fuerza, pasa!; penetra en mi organismo; corriente que viene de abajo, asciende a uniros con tu hermana, la corriente que viene de arriba, del Cielo, de "Urania".
Luego el discípulo se entregará a la Meditación Interna, rogando a su "Intimo" que se adentre en los Templos Siderales de Acuario, para que os traiga a los Genios de esa Constelación a fin de lograr la Iluminación.
Acuario es casa de Urano, y este planeta trae la Castidad, la Originalidad del "Genio", la Sabiduría.

PRÁCTICA CON PISCIS
Piscis influye sobre los pies, y los pies son los cedazos por donde entran las Fuerzas que suben del Genio de la Tierra.
En las líneas de los pies están escritas nuestras pasadas reencarnaciones, y la ceremonia del lavatorio de los pies, hecha por el Divino Redentor del mundo, significa que él "el Divino Cordero," ha venido a lavarnos con su sangre de todas nuestras culpas pasadas.
Cristo es el Cordero de Dios que borra los pecados del mundo.
Debemos hacer resplandecer nuestro Zodíaco por medio de estas prácticas, para convertirnos en Dioses Inefables.
Nuestro cuerpo es todo un arpa musical donde deben resonar incesantemente las Siete Vocales de la Naturaleza. Así pues, durante Piscis es necesario vocalizar el sonido de las siete vocales así:
iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
eeeeeeeeee
ooooooooo
uuuuuuuuuu
aaaaaaaaaaa
mmmmmmmmm
sssssssssss
Se debe llevar el sonido de cada una de estas Siete Vocales, de la cabeza hasta los pies. Dice el Maestro "Huiracocha", que una hora de vocalización diaria vale más que leer un millón de libros de Teosofía Oriental".
V.M. Samael Aun Weor
TOMADO DE: CURSO ZODIACAL




LA CREACIÓN DEL UNIVERSO INTERIOR

El Génesis es un Libro de Alquimia.  Y si nosotros queremos Crear nuestro Universo interior, tenemos que hacer lo mismo que hizo Dios cuando creó el Universo.  Tenemos que hacer el Génesis en nosotros mismos.  El Caos del universo reside ahora mismo en nuestro Sistema Seminal; fecundando las Aguas de nuestro Caos, es decir el Semen, con el Fuego del Kundalini, para hacer surgir nuestro universo Interior y convertirnos en Dioses Inefables.  Esto se llama ALQUIMIA SEXUAL.
Cualquier átomo (después de los procesos evolutivos e involutivos) se REABSORVE en el CAOS.  Y así también los Universos, no es que se agoten, como piensan muchos, sino que en última síntesis se REABSORVEN en el CAOS y entonces viene el Gran Pralaya, la Noche Cósmica.
Dentro de nosotros existen procesos similares, en el Microcosmos - Hombre siempre se repiten los mismos procesos del macrocosmos.  Tenemos un CAOS, muy nuestro; cada cual lo carga.  Existe el AZOGUE EN BRUTO, EL MINERAL EN BRUTO (me refiero al Esperma Sagrado, al EXIOHEHALI).  Obviamente, ahí está el CAOS, y así como allá arriba, antes de iniciarse la aurora del Mahanvantara, los Mundos se encuentran en el CAOS, formados con el ATOMO PRIMORDIAL “Anú”, más con posibilidades de surgir a una nueva manifestación (cuando el fuego creador los haga fecundo), así también aquí abajo, dentro de nuestro Microcosmos - Hombre, el Fuego fecundiza al CAOS, a nuestro  CAOS PARTICULAR, al Esperma Sagrado.  Ahí es en los mundos particulares de cada uno de nos, que forman y que formarán nuestro Universo interior; ahí están las posibilidades del segundo Cuerpo y del Tercero y del cuarto.  Pero hay que fecundar ese CAOS con el Fuego para que esos cuerpos o mundos dentro de nosotros se desarrollen y se desenvuelvan.
“Tal como es allá arriba, es aquí abajo”.  Aquí a nosotros nos toca hacer en chico dentro de nosotros mismos lo que el Gran Arquitecto del Universo, el Demiurgo Creador hizo en grande allá, en el Macrocosmos.
En todo caso hay dos tipos de materia o de substancia: esta que es cognoscible, que la palpamos, que estamos parados sobre ella, pero que en realidad de verdad los sabios la ignoran, aunque hayan inventando multitud de teorías más o menos utópicas, y esa otra (NEGATIVA) que está en el CAOS.
Los Siete Planetas del Sistema Solar son los Siete Sephirotes y el Triuno Sol Espiritual es la Corona Sephirotica.  Estos SEPHIROTES viven y palpitan dentro de nuestra Conciencia y tenemos que aprender a manipularlos y combinarlos en el maravilloso laboratorio de nuestro Universo Interior. Gracias a los Sephirotes se puede uno transformar en Hombre; también hay SEPHIRAS; así como hay Iones Positivos hay Iones Negativos.
NECESITAMOS REALIZAR ESOS DIEZ SEPHIROTES PORQUE ESTÁN AQUÍ CON NOSOTROS, AQUÍ Y AHORA. Esos Diez Sephirotes realizados en un individuo le convierten en un Auto-Realizado, parecen gemas preciosas incrustadas, es algo maravilloso.
El Universo interior de cada uno de nos queda listo cuando se ha logrado la reintegración total de todas las partes autónomas y auto- conscientes del Ser.
Un día ha de consumarse el Aeón y los Aeones y el universo reascenderá hacia la Gran Luz.
Similarmente, nuestro universo interior habrá de consumarse en los Aeones para reascender hacia eso que no tiene nombre.
Los poderes Creadores son los múltiples poderes que tiene la criatura humana una vez que ha regresado a su estado paradisíaco. El poder de la laringe creadora, el poder de la autogestación del Universo interior dentro de sí mismo, el poder de la creación de los cuerpos solares, el poder de la creación de circunstancias a través de los negocios con la Ley.
La Pistis Sophía se halla latente dentro de cada uno de nosotros, en nuestro Universo interior.
V.M. Samael Aun Weor
TOMADO DE: PISTIS SOFÍA DEVELADA.LA PIEDRA FILOSOFAL O EL SECRETO DE LOS ALQUIMISTAS. TAROT Y KÁBALA.










Follow by Email

Te Invitamos a Suscribirte

Grupos de Google
Suscribete a LA SAGRADA IGEOM.
Correo electrónico:
Consulta al grupo